La importancia del cuidado de las uñas

Por tus uñas te reconocerán
La manicure es vital a la hora de lucir unas manos bonitas, sin embargo, son muchos los errores que se cometen por desconocimiento y que pueden ser causas de un mal rato y una mala imagen.

Una parte del cuerpo que no se puede esconder, y difícilmente acepta cirugía para mejorar, son las manos; más precisamente las uñas. Las manos son una verdadera carta de presentación y, tanto en hombres como en mujeres, su aspecto puede influir, incluso, a la hora de obtener un trabajo. Tal como se dice, son un reflejo de lo que es cada persona.

Aunque muchos no lo saben, las uñas, al igual que el pelo, son una prolongación de la piel y, por lo mismo, requieren del cuidado de un dermatólogo y desde ahí con instrucciones hacia una manicurista. A diferencia de Estados Unidos, señala, en Chile hay pocos centros de belleza que se dediquen específicamente a las uñas. Esto es importante, porque el público en general no le da la importancia que se merecen y porque es común que se cometan algunos errores a la hora de la manicure.

Alteraciones más frecuentes
El problema que más afecta a los chilenos es la onicafagia (comerse las uñas), tirarse los "cueritos" o sencillamente morderse los dedos. Este mal hábito comienza como un factor de imitación a los padres; el problema, agrega, es que va afectando la “fábrica de las uñas” y se puede dañar la matriz ungueal. En la medida que la uña se vaya achicando, el extremo del dedo se adelgaza y el hueso se acorta.

Hasta ahora, sólo se conocen algunos productos que se aplican sobre las uñas con un gusto amargo o picante, pero que no son muy efectivos. Lo que más se recomienda es el tratamiento sicológico e incluso la hipnosis, ya que muchas personas, para liberar el estrés, se comen las uñas.

Otra alteración es la onicomicosis, llamados clásicamente hongos. La uña toma un color amarillo, engrosada y astillada.

También se da la onicosquizia, que es el despegamiento por capas de las uñas, producida por una deshidratación de las láminas ungueales. Paradójicamente, esto se provoca porque metemos muchas veces al día las manos al agua y eso va deshidratando las uñas, las que se van desprendiendo por capa.

¿Qué pasa con los productos cosmetológicos?
La mala calidad de los productos cosmetológicos también producen alteraciones. Por ejemplo, no se debe usar nunca formaldehído o como endurecedor de uñas. Aunque los productos de marcas importantes no lo contienen, se ha comprobado que algunas manicuristas 10 mandan a preparar especialmente. En Estados Unidos está prohibido en concentraciones mayores al 5 por ciento. Actualmente, se están utilizando algunos acondicionadores con ácido licólico para fortalecer las uñas; éstos son recomendables.


Como un consejo para mejorar la calidad de la piel y las uñas, se recomienda sumergir las manos unos 10 minutos en agua tibia con unas gotas de aceite, luego secarlas bien y aplicar una crema hidratante como sellante. Ojalá cremas que contengan fosfolipidos.

Otro consejo para estimular el crecimiento de la uña, es masajearse los dedos hacia la punta. Así se estimula la circulación sanguínea hay unas arterias que van por los lados de los dedos y se irriga la matriz ungueal.

Un mal hábito que aconseja erradicar es empujarse la cutícula hacia atrás. Este traumatismo en la matriz ungueal, que está justo detrás de la cutícula, provoca que la uña salga alterada, con un canal en el centro, lo que se denomina distrofia canalícular.

Las manchas blancas en las uñas también son frecuentes. Y tienen relación con la presencia de los núcleos de las células de la matriz, no con una baja de defensas como erróneamente algunos creen. Son normales, sobre todo en los niños, pero si están en todas las uñas o son persistentes, hay que estudiarlas.

El uso de gelatina, una reina en el cuidado
Otras de las consideraciones que hay que tener en cuenta, se señala que son los parches que se utilizan cuando se quiebran las uñas, porque tienen acrilatos que pueden producir reacciones adversas. En cuanto a las uñas postizas, no se desaconseja, porque la mayoría son hipoalergénicas; sin embargo, se recomienda tener cuidado con el pegamento, ya que éste puede producir alergias. También se advierte sobre las uñas esculpidas, que se hacen a la medida de cada dedo, porque pueden provocar infecciones o reacciones graves en otras partes del cuerpo.

Está comprobado que los elementos que estimulan el crecimiento y fortalecimiento de las uñas son el zinc y algunos aminoácidos azufrados, que se ingieren en alimentos que contengan estas propiedades. En este sentido, la reina es la gelatina. Esta puede ser consumida en forma natural o en cápsulas, y la viotina, una vitamina que estimula el crecimiento del pelo y las uñas. Se asegura que ya quedó atrás el mito de que el calcio es importante para las uñas.

La manicure: El correcto cuidado
Por todo lo anterior, tanto hombres como mujeres deben saber cómo se hace una manicure correctamente y qué productos se deben utilizar.

La cutícula es una capa protectora de la piel que va sobre la uña y que impide la invasión de bacterias y hongos en esa zona. Por lo tanto, una buena manicure no debe nunca cortarla. Sólo debe quitar el esmalte de las uñas, limarlas y no manipular las cutículas, solamente sacar los "cueritos" salientes. Tampoco se debe aplicar esmalte con color sin una base transparente debajo, porque eso va provocando una tintura de la lámina ungueal. Hay mujeres que tienen las uñas amarillas de tanto pintarse.


Tanto las uñas de los pies como las de las manos se deben cortar cuadradas y lo más cortas posibles.

“Las uñas, al igual que el pelo, son una prolongación de la piel y, por lo mismo, requieren del cuidado de un dermatólogo y no de un manicurista”

Nunca olvide los consejos para tener uñas sanas
* El esmalte debe sacarse con quitaesmaltes oleosos. Nunca con acetona.
* La mujer que tiene las uñas blandas y quebradizas se le recomienda no usar productos cosmetológicos, es decir no pintárselas.
* Se debe limar con limas de cartón, comenzando por el lado más áspero de la lima y terminando por el más suave.
* Las uñas de las manos, al igual que la de los pies, se deben limar o cortar cuadradas.
* Las cutículas no se deben cortar, solamente se deben sacar los cueritos sobrantes.
* La gelatina natural o en cápsulas y la viotina estimulan el crecimiento del pelo y las uñas.
* No se debe usar nunca formaldehído como endurecedor.
* Utilizar algunos acondicionadores con ácido licólico para fortalecer las uñas.
* Sumergir las manos unos 10 minutos en agua tibia con unas gotas de aceite, luego secarlas bien y aplicar una crema hidratante como sellante. Ojalá cremas que contengan fosfolipidos.
* Masajear los dedos hacia la punta y así irrigar la matriz ungueal. Esto estimula el crecimiento de las uñas.
* Evitar el uso de uñas esculpidos.

Dra. Patricia Cerda